viernes, 3 de junio de 2016

Cuando muere un niño, se nos va el país


Se nos murió la pequeña Oriana



La pequeña Oriana murió de un paro. No sé si llorar, gritar o arrecharme, pero jamás podré ponerme en el lugar de Mercedes González, mamá de la niña fallecida. Perder a tu hijo en estas épocas de escasez de medicinas, escasez de empatía, escasez de solidaridad y escasez de un buen gobierno, coño, no es fácil.


Se murió Oriana




Aquí la historia de la pequeña Oriana, presentaba diarrea, vómito y amigdalitis. Su mamá le dio Fulgram pero la fiebre nunca bajó. Le salieron llaguitas en la boca y en el paladar. Decidió llevarla al Hospital Antonio Patricio de Alcalá (Huapa) de Cumaná, estado Sucre, Venezuela.
En el centro de de salud, le colocaron Benzetacil, le pidieron gencivol para limpiarle las llagas.
Tras colocarle las indicaciones médicas, la pequeña tembló, se retorció, sudó, se hizo pupú y murió.
Todo indicaba que le había dado un paro, pero el nosocomio no tenía patólogo para saber con exactitud la causa de la muerte (el patólogo está detenido por negociar venta de dientes de cadáveres supuestamente, pero eso es harina de otro costal).
Esta historia tan triste de la infante Orianna estremeció el corazón de muchas madres de Cumaná, pues, ellas tienen a sus bebitas.  
La madre acudió a las redes sociales para escribir su indignación ante la muerte de su pequeña bebita, porque el médico le dijo que murió de peritonitis y de neumonía. Raro porque la niña llegó con diarrea, vómito y fiebre.
Casos como estos, son parte de la historia de la mamá venezolana. Quise plasmarlo en estas pequeñas líneas.

Niños de mi país




Oriana representa a todos los niños de mi país, esos niños como el pequeño Oliver Sánchez, conocido como el niño de la pancarta, quien tenía cáncer y no conseguía medicinas para curarse. Murió.
También escuché de otros niños fallecidos en el hospital por falta de medicamentos, insumos, y pare usted de contar.
Ser mami en esta época de mi país no es nada fácil. Sobretodo para aquellas que somos primerizas, las que estamos empezando a criar muchachos, aquellas que trabajamos duro para llevar el pan del hogar, mujeres emprendedoras, de valor: así son las mujeres de mi país.
Tener que enfrentar la muerte de tu hijo, es un sentimiento que solo una mamá sabe, nosotras, las que tenemos a nuestros bebitos vivos, ¡gracias a Dios! No sabemos el verdadero dolor de una madre.
Me solidarizo con aquellas madres que pierden a sus niños a causa de la escasez de medicamentos, déficit de insumos y crisis de los hospitales.
Alzo mi voz de protesta contra los gobernantes que no le dan prioridad a la salud, se mueren los niños, muere el futuro de un país.


Mamis opinan





Vea Serrano, mamá, dice que en los pueblos, los niños se están muriendo de deshidratación, hambre, asepsia, picaduras de mosquitos infectados. “Creo que los niños están en la peor situación de todos, estamos impotentes ante lo que pasa, esto se salió de control”.
Nay, una mamá cuenta que siente mucho miedo de llevar a su hijito al hospital, si no cuenta con un seguro médico. “Me da miedo ir al hospital, con qué confianza, si no tengo seguro”.




María Iguarán
Mamá simplemente
@marimagdys

Si quieres compartir tus quejas o crisis, te ayudo a plasmarlo, escríbeme aqui

2 comentarios:

Nairy Marval dijo...

asi es amiga y es triste, aqui estoy leyendo y se me salen las lagrimas otra vez, da impotencia y arrechera, imaginarme el dolor de esa bebe de esos bebes de sus padres sus familias ese vacio, nuestros hijos se estan muriendo de cualquier cosa de hambre, de falta de medicina, de ineptos en hospitales, tengo miedo de todo, no quiero ni imaginarme una vida sin mis hijos, es lamentable todo esto muy lamentable y doloroso :-(

Mary Iguaran dijo...

Si amiga, es un dolor inexplicable. La mamá de cada niño que muere a causa de la escasez de medicinas, crisis y salud, se enluta toda su vida.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto

Aprendí hablar español a los 08 años de edad, estudie primaria y  aprendí a leer textos y mapas con la biblia. Uno de mis grandes sueños es que mi comunidad indígena se prepare, estudie y establezca proyectos en mejoras de la comunidad wayuu.