viernes, 10 de junio de 2016

Mueren niños por falta de medicinas e insumos


Se nos fue la niña Gleskari



Seamos conscientes, si tenemos el medicamento, podemos salvar una vida





Están muriendo nuestros hijos. Esta semana me enteré de varias muertes de niños por falta de medicamentos, insumos médicos en los hospitales, déficit hospitalario. En fin, está pasando lo peor en nuestras caras y nada hacemos. ¿Qué carajos nos pasa?
Escribir un tuiter, hacer un post, compartir en grupos de Whatsaap no aliviará las penas de muchas mamis con hijos muertos (+). La falta de solidaridad, empatía, apoyo está escaso en mi país. A ti te duele, solo cuando tu culo es el afectado, del resto, lamentamos nomas (también me incluyo).
Es triste tener que contar la muerte de una beba cumanesa por neumonía y otra en Lara, hace algunas semanas, porque no encontró Fulgram, la mamá dio el culo en Facebook (prácticamente) pero no pudo salvar a su hija. Murió.
En mi país sin medicinas, con inseguridad, morir de forma natural sin tanta complicación de medicamentos: eso es un lujo de pocos. Lamentablemente, es la verdad.


Murió


Gleskaris, una bebé de 02 años de edad, murió de un paro cardíaco en el Hospital de Cumaná, Sucre. Esta es su historia.
La beba presentaba fiebre, tras un fuerte  dolor de cabeza, la llevaron al hospital.
“Papi te amo”, últimas palabra de la pequeña. Se mordió la lengua, boto sangre por la boca, tembló. Luego, murió en brazos de su papá.
Que triste. Es la historia de una venezolana a la que apoyo protestando con este post ante la inconsciencia del Estado venezolano. No queremos más muertes de inocentes. Ellos son el futuro de mi país.


Inconsciencia
Una mamá en Facebook se quejó en la comunidad de ayuda por la inconsciencia de algunos habitantes de Barquisimeto, estado Lara.
Señores, esto es serio. Si ustedes tienen un medicamento y, hay una niña necesitandolo, no duden en donarlo, prestarlo o venderlo. Pueden salvarle la vida; coño, hagamos la diferencia. Seamos gente vale.




Aquí la denuncia de la mamá Reina Valero el 03 de junio: “Y todavía siguen comprando medicamentos sin necesitarlos...
Hoy quiero compartirles esta historia de una bebé, que en días pasados ha fallecido por tener una infección intestinal y una intoxicación por Cataflan.  Solo pedía fulgram y enterogermina y, nadie fue capaz de donarlo o venderlo.
Venus Alejandra Dios te tenga en la gloria princesita de Dios con solo dos añitos de edad, Dios le de fuerza a tus padres para poder con este dolor tan grande.
Señores tomen conciencia, si no lo necesitas, no lo compres porque quizá alguien si lo necesita; ¡mientras tu lo compras por ocio! Todos estamos pasando las de Caín con esta situación del país, pero no podemos seguir así.
Nuestros bebés están muriendo y enfermando; por no falta de insumos y no medicinas pasan cosas como estas. Señores, una arepa se puede sustituir, una lavada de cabello puede esperar, pero la salud no espera.
No sigas matando a tu prójimo comprando medicinas que no necesitas. Si hay personas que leen esto y siguen comprando medicinas sin necesitarla es porque definitivamente son unas personas sin corazón”.


Ojo


Haz el bien, sin mirar a quien. Un poquito de conciencia cambia al país. Venezuela está formada por cada habitante, si cada ciudadano pensara en el otro y, no en sí mismo, otro gallo cantara, digo, seríamos un país. Ahora estamos como en la selva, sobrevive el más vivo.
Mamis, nosotras podemos hacer el cambio. Sean conscientes vale. ¡Si se puede!


María Iguarán
Mamá simplemente
@marimagdys

Si quieres aportar conciencia aquí o si quieres criticar aquí también.

1 comentario:

Mirla Sosa dijo...

La impotencia es el sentimiento que nos invade pero no debe paralizarnos. Conciencia y decencia para superar lo que hoy nos agobia. Palabras de consuelo? No existen

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto

Aprendí hablar español a los 08 años de edad, estudie primaria y  aprendí a leer textos y mapas con la biblia. Uno de mis grandes sueños es que mi comunidad indígena se prepare, estudie y establezca proyectos en mejoras de la comunidad wayuu.