martes, 24 de mayo de 2016

Nos morimos de hambre en Venezuela


Pues si, así me siento yo, porque mi plato tiene es spray de vegetales, esencia de carne y alguito de carbohidrato. ¡Y vais bien!




Nos morimos de hambre en Venezuela.Si hoy te llevas algo a la boca, es un día exitoso, ¡Gloria a Dios por esa bendición! Amén. Si logras alimentar a tu hijo de 06 años (mi caso), bendito señor Jesús, te amamos, bendice a Israel. Constantemente estamos agradeciendo, nosotros, los que creemos en Dios, los que no, no sé qué harán, no puedo opinar por ellos.
Pero también te llenas de incertidumbre, dudas, tristezas, arrecheras, ganas de largarte. Bueno, te da de todo. Hasta una lagrimita te sale, piensas, coño, que carrizo le daré de comer a mi hijo mañana, sino tengo la plata para comprar el pollo a 4.000 bolívares. No tengo para pagar la leche a 4.5000 y, pare de soñar, digo de contar, en mi caso, mi hijo está grande, mi beba toma leche materna; si tuviese un bebé, tal vez, tendría que parir la plata, literalmente.



Son tantos sufrimientos de la mujer venezolana. Aquí reflejo únicamente mi realidad (mosca), un poquito de mi familia, que están peor que yo, pero soy una mamá venezolana y, estas líneas me sirven para desahogarme, ahorrarme la terapia con un piscologo, terapeuta, psiquiatra (por mi se mueren de hambre también, porque con qué plata les pago).


Mi llanto



Especialmente hoy miércoles 18 de mayo de 2015 tengo el ánimo por el suelo. Quiero llorar. Estoy desesperada.  Vivo en Venezuela.
El no tener alternativas financieras, opciones de alimentación,  comida para darle a tu hijo desespera.
Mi ánimo está muy decaído.  Escribo para desahogarme, encontrar un alivio y buscar soluciones para enfrentar esta severa crisis venezolana.  
Ya no se trata de que no hay alimentos,  lo poco que se encuentra en los estantes de los mercados están caros.
El salario mínimo está en 15.051 bolívares mensuales,  unos 18.000 bolívares por ticket de alimentación.  Si en un hogar trabajan dos,  el ingreso sería de 33.000 bolívares al mes.
De esos 33.000 bolívares hay que apartar para sobrevivir durante 30 días. Un pollo a 4.000 bolívares,  leche a 4.500 bolívares, esto sin contar con los alimentos escasos. El precio de la canasta alimentaria a fecha de 24 de mayo es de 184.906 bolos fuertes.
Se pierde de vista la crisis,  en Venezuela estamos en EMERGENCIA


Pensar qué darle de comer a tu niño,  es caer muy bajo, más si eres parte de los venezolanos que le echan bolas. Soy de las que educan a sus hijos en casa, de las cree firmemente que solo con educación un país puede salir de la pobreza.
La riqueza de un humano es su educación,  este elemento tiene un valor muy preciado que beneficia a la sociedad y su entorno.
Seguramente,  la solución más inmediata sería huir del país a trabajar por el pan nomás, tan solo para lograr comer.
Estoy en la búsqueda de soluciones.  Con ideas creativas de comida, ideas hay muchas, pero falta el recurso para aplicar esas ideas innovadoras.
Estoy en búsqueda de soluciones. Fin del lloriqueo…


Mi recetas


Pasta a la pobre con esencia de carne



Mis recetas no son de la cocina tradicional. Es, cómo carajos hago yo para sobrevivir con tan poco dinero. Hice una pasta de fideos (me costó 500 bolívares) con medio tomate, media cebolla y ajo porro (es lo más barato en Cumaná, Sucre). Listo. La revuelves y tienes tu pasta. Puedes agregarle lo poquito de lo que tienes, por ejemplo, algo de diablito, salchichas, un poquito de carne (lo que tengas). Agregar algo de proteína. Sino, estamos jodidos, lo importante es comer algo.

En el próximo post, les contaré como hago para no morir de hambre siendo venezolana.




María Iguarán
Mamá simplemente

Si quieres compartir tu lástima conmigo aquí o, si quieres darme cachetadas también por allí.

No hay comentarios.:

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto

Aprendí hablar español a los 08 años de edad, estudie primaria y  aprendí a leer textos y mapas con la biblia. Uno de mis grandes sueños es que mi comunidad indígena se prepare, estudie y establezca proyectos en mejoras de la comunidad wayuu.